miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA FÁBULA DEL CABALLO


É
rase una vez un grupo de personas conformado por un religioso, un filósofo y un científico. El trío discernía, teniendo un caballo al frente, acerca del número de dientes que el animal podría tener. Intempestivamente llegaba corriendo al grupo Paulo Coelho, mientras gritaba "¡Hey, yo también soy importante y se varias cosas, quiero participar!". Luego de un incómodo silencio, y de verse a las caras, los expertos prosiguieron con sus especulaciones.

El religioso salió al paso y dijo orgullosamente:

"El caballo ha de tener 7 dientes. Cada criatura es una obra de Dios, y es obvio, según mi libro sagrado, que el número 7 es un número bendito. No, no me he sacado ese número del bolsillo, he dicho que sale de mi libro sagrado...

Si no me creen, podemos rezar para que Dios, el ser que por definición es el más imaginablemente poderoso en la faz de la Tierra y del universo, incomparable entre todos los seres, de majestuosidad infinita, Señor de los señores, se trivialice, se rebaje escuchando nuestros ruegos humanos, y nos ayude convirtiéndose así en un vulgar genio de los deseos."


Paulo Coelho, experto en demostrar conocimientos místicos y en decir palabras gustosas a los oídos femeninos, dijo:

"Una vez fui al Tibet, ¿no?, y un monje de esos sabios que tenían barba y la cabeza rapada me dijo estas palabras que resonaron en mi alma y me elevaron al estadio más puro de la verdad. Me dijo que cuando el guerrero de la luz se encuentra ante el metafísico dilema espiritual de saber cuántos son los dientes de un animal, debía no más que tener confianza en él mismo, ya que los hijos de Dios están benditos en cada rincón del universo, y sólo observando dentro de sí mismos accederan a todas las verdades. Por ello, el número de dientes de un caballo ha de ser 90, porque Verónica, que es una prostituta consumada, decide morir. Además, tengo que decir que las energías y la llama violeta conspiran a nuestro favor si..."

El filósofo ignora con justicia a Coelho y luego de posar su mano en la barbilla dijo:

"Los caballos, como todas las criaturas que le son parecidas, son herbívoros. Por lo tanto sus dientes han de estar diseñados para comer vegetales. Estos dientes seguramente tienen una forma especializada para ello, lo cual implica que tienen un tamaño ideal, de acuerdo a su función y a la envergadura del animal. El número de dientes del caballo dependerá, por tanto, del tamaño y función de cada uno, además del tamaño del caballo. Si el caballo, de acuerdo a su tamaño, debe consumir aproximadamente 70 kgs de vegetales al día, necesitará de por lo menos 30 dientes en su boca y un máximo de 50 dientes, repartidos de forma simétrica, conforme a la naturaleza."

El científico, que es de pocas palabras, va, se acerca al caballo, le abre la boca y dice:

"Son cuarenta dientes".

Fin


S E C C I Ó N I N F A N T I L


Ahora, dígale a los niños de su hogar que le acompañen en la contestación de las siguientes preguntas. De seguro ellos, de mente inocente y pulcra, no tardarán mucho en darle solución a las terribles cuestiones que presentaré a continuación sin la menor misericordia, en las que usted, persona mística y creyente, tardará una considerable cantidad tiempo luchando contra usted mismo:


1) ¿Cuál es la moraleja de la historia?

2) De los personajes, ¿cuáles fueron los más útiles?


3) ¿Quiénes fueron los más inútiles?


4) ¿Cuáles profesiones son las indicadas para encontrar las verdades?


5) ¿Cuáles son las profesiones más cercanas a la mentira?


6) ¿Por qué crees que el religioso y Paulo Coelho estuvieron tan lejos de la respuesta?


7) Explica en tus propias palabras por qué Paulo Coelho es tan tonto.


8) Explica en tus propias palabras, por qué Paulo Coelho vende libros. (¡Sí, de verdad explícame!).


9) ¿Qué piensas de tus padres al ver que contestaste todo esto rápidamente y ellos no pudieron hacerlo?


10) Ahora, cuando tengas una duda, ¿a qué clase de personas le preguntarás?




____________________________
ARTÍCULOS RELACIONADOS


5 comentarios:

  1. Querido Corvo:

    Tienes derecho a seguir tu propia filosofía, por supuesto, pero escribir algo como "Explica por qué fulano es tan tonto" sólo te juega en contra. Te lo digo: perderás seguidores a menos que corrijas esa pregunta.
    Y en general, tu estilo ha sido muy desgradable e irrespetuoso en esta entrada. Disculpa si te lo digo de frente, espero que como buen ubermensch te lo banques y no me borres el comentario.

    A tu servicio y sirviendo al planeta,

    Nadie das - servidor de Nadie.

    ResponderEliminar
  2. ¡Jajajaja! Lamento la sensación que os he producido Nadie. Pero algunas entradas, como esta, son de humor. Y creo que mi humor a veces puede ser muy ácido y negro.

    Por lo mismo, debo decir que no deseo cambiar la pregunta ni el estilo de esta entrada. Todas las críticas tendrán alfombra roja en este espacio (y por eso es impensable para mi borrar tu comentario), pero eso implica una reciprocidad con la libertad de contenido.

    Si los lectores se ofenden por leer esto, entonces no son los lectores que necesito.

    Muchos saludos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJ Me gusto lo de Paulo Coelho

      Eliminar
  3. ¡Ácido! me encanta ... es como estar escuchando a un par de amigos mios jejje

    ResponderEliminar
  4. jajajajjajajajajajajajjajajajaja excelente Corvo sencillamente epico.

    ResponderEliminar

Dejad vuestro comentario libremente:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...